Suscríbete por RSS

Barquilleros y barquillos


(foto: epidemia en flickr.com)

Vivimos en la Ronda
de Embajadores,
al lao de la Ribera
de Curtidores.
Pasamos nuestra vida
con los chiquillos,
que son los que consumen
nuestros barquillos.

Cruzamos el Prao,
la plaza Colón
voceando: ¿quién los quiere
tiernecitos,
tostaítos
de canela y de limón?

Las niñeras y los soldaos
por nosotros están pirraos
y dan cuartos a los chiquillos
pa que se los jueguen a los barquillos,
y los ocho u diez u doce
que les damos por favor
se los comen casi siempre
entre la niñera y el gastador.


(foto:barquillosxandra.com)

Cuando viene un señorito
y nos dice: vamos a jugar,
en menos que canta un gallo
la trampa está prepará.
Como están los clavos flojos
y la máquina desnivelá
por más que se vuelva mico,
que ni pa Dios que nos pué ganar.

¡Sería un pueblo! ¡U dos o tres!
Que un silbante ganar quisiera
a los barquilleros de Lavapiés.

No.1 Yo me voy a las Vistillas.
[¡Barquillos finos!]
No.2 Yo a la Puerta de Alcalá.
[¡Que son de pistón!]
No.3 Yo me quedo en Recoletos.
[¡Los llevo e canela!]
No.4 Yo a la plaza la Cebá.
[¡Los llevo e limón!]

Los cuatro ¡Ar! ¡Una!
¡Ar! ¡Dos! ¡Adiós!

Agua, azucarillos y aguardiente, 1897.
Letra: Miguel Ramos Carrión
Música: Federico Chueca

Etiquetas: , ,

3 comentarios:

Anonymous soshikimiko dijo...

¡Que grande!

28 de marzo de 2007, 23:22  
Anonymous marta de esparta dijo...

los barquillos me traen muchísimos recuerdos de infancia. qué pena que los de fuera de madrid no puedan disfrutar de esas delicias :)

30 de marzo de 2007, 0:18  
Anonymous Anónimo dijo...

Q bonito

27 de abril de 2015, 19:56  

Publicar un comentario

< al inicio