Suscríbete por RSS

Episodio Nacional

Lo que pasa en España, ¿qué es? Es que el Reino ha tenido voluntad de hacer una cosa y la está haciendo, contra el parecer del Rey y del Emperador. Hace tres meses había en Aranjuez un mal Ministro, sostenido por un Rey bobo, y dijísteis: "No queremos ese Ministro ni ese Rey", y Godoy se fue y Carlos abdicó. Después Fernando VII puso sus tropas en manos de Napoleón, y las autoridades todas, así como los generales y los jefes de guarnición, recibieron orden de doblar la cabeza ante Joaquín Murat; pero los madrileños dijeron "No nos da la gana de obedecer al Rey, ni a los Infntes, ni al Consejo, ni a la Junta, ni a Murat", y acuchillaron a los franceses en el Parque y en las calles. ¿Qué pasa después? El nuevo y el viejo Rey van a Bayona, donde les aguarda el tirano del mundo. Fernando dice:"La corona de España me pertenece a mí; pero yo se la regalo a usted, señor Bonaparte." Y Carlos dice: "La coronita no es de mi hijo, sino mía; pero para acabar disputas, yo se la regalo a usted, señor Napoleón, porque aquello está muy revuelto y usted sólo lo podrá arreglar." Y Napoleón coge la corona y se la da a su hermano, mientras volviéndose a ustedes, les dice: "Españoles, conozco vuestros males y voy a remediarlos." Pero ustedes se encabritan con aquello, y contestan: "No, camarada, aquí no entra usted. Si tenemos sarna, nosotros nos la rascaremos; no hay más rey de España que Fernando VII."

Fernando se dirige entonces a los españoles y les dice que obedezcan a Napoleón; pero entre tanto, muchachos, un señor que se titula alcalde de un pueblo de doscientos vecinos, escribe un papelucho, diciendo que se armen todos contra los franceses; este papelucho va de pueblo en pueblo, y como si fuera una mecha que prende fuego a varias minas esparcidas aquí y allí, a su paso se va levantando la Nación desde Madrid hasta Cádiz. Por el Norte pasa lo propio, y los pueblos grandes, lo mismo que los pequeños, forman sus Juntas, que dicen: "No, si aquí no manda nadie más que nosotros. Si no reconocemos las abdicaciones, ni admitiremos de Rey a ese don José, ni nos da la gana de obedecer al Emperador, porque los españoles mandamos en nuestra casa, y si los reyes se han hecho para gobernarnos, a nosotros no nos han parido nuestras madres para que ellos nos lleven y traigan como si fuéramos manadas de carneros..."¿Estamos?¿Lo comprendéis? Pues esto, ni más ni menos, es lo que está pasando aquí. Y ahora contéstenme los alcornoques que me oyen: ¿Quién manda, quién dispone las cosas, quién hace y deshace, el Rey o el Reino?

Etiquetas: , ,

4 comentarios:

Blogger Jac dijo...

Grandísima colección. Recuerdo que hace unos 13 años me recorrí mil y una librerías para comprar la primera serie. Llegué hasta Cádiz porque no pude con el Empecinado. Tengo que reconocer que tenía sobredosis.

A menudo cuando los veo en la estantería me planteo releerlos.

Por cierto, cuando me leí los dos primeros del Capitán Alatriste (no me convencieron y no continué la serie), me parecieron una copia flagrante en cuanto al estilo y los personajes, pero cambiando de siglo. ¿Alguien más ha tenido esa sensación?

Un saludo

3 de mayo de 2006, 1:00  
Anonymous Tabaki dijo...

No lo se, porque no he leido episodios nacionales (estoy tan vago que ni siquiera me he leido esta entrada por que es muuuuy larga)
Pero lo que si te puedo decir es que los dos primeros de Alatriste son bastante sosos, pero los dos siguientes son estupendos (yo me lo pase como un enano, en especial con el caballero del Jubón Amarillo)

3 de mayo de 2006, 12:35  
Blogger piradaperdida dijo...

anda, léetela...

3 de mayo de 2006, 12:36  
Anonymous Anónimo dijo...

Joder,Benito con la mecha seguimos¿es que todavía no le han pillado el cabo ?

Juan Padilla

12 de mayo de 2006, 22:10  

Publicar un comentario

< al inicio