Suscríbete por RSS

La Verbena de la Paloma

Que levante la mano el que no haya cantado nunca eso de «¿Dónde vas con mantón de manila?» o no haya escuchado jamás a persona alguna pavonearse de ir con «una morena y una rubia, hijas del pueblo de Madrid». Muchos ya sabréis que estos versos pertenecen la célebre zarzuela La Verbena de la Paloma, compuesta por Tomás Bretón y escrita por Ricardo de la Vega.

La obra, que lleva el curioso subtítulo de El boticario y las chulapas y celos mal reprimidos, es un sainete lírico en un solo acto que se desarrolla durante las fiestas de la virgen de la Paloma en Madrid, un 15 de agosto cualquiera de finales del siglo XIX.

La historia nos presenta a Casta y Susana, dos jóvenes hermanas que han decidido acompañar a la verbena a Don Hilarión, un boticario ya mayor pero con dinero. Al enterarse de esto Julián, el novio de la segunda, se vuelve loco de celos y trata de impedirlo por todos los medios.

Este sencillo argumento, que no es más que una riña entre enamorados, sirve al autor como pretexto para hacer desfilar uno a uno los tipos madrileños característicos de la época: las chulapas, el sereno, el boticario, el tabernero, los guardias y un largo etcétera, dando lugar a algunas de las escenas más divertidas que pueden verse en el género chico.

A su estreno en el Teatro Apolo de Madrid acudieron, un ya lejano 17 de febrero de 1894, algunas de las personalidades más insignes de la época, como el escritor Leopoldo Alas «Clarín» o el político ilustrado José de Echegaray. Desde el principio cosechó grandes éxitos, y ha sido representada innumerables veces tanto en nuestro país como en el extranjero.

Existen también varias adaptaciones cinematográficas de la obra. La más conocida es la de José Luis Sáenz de Heredia, protagonizada por Vicente Parra y Concha Velasco en 1963. En esta película se hace un juego temporal presentando a los personajes en los años 60 para después trasladar la acción a 1890. Además, hay una versión en blanco y negro dirigida por Benito Perojo en 1935 y hasta una versión muda del año 1921 dirigida por José Buchs.

Las piezas más conocidas de la obra son el parlante, las seguidillas, las coplas de Don Hilarión y por supuesto, la habanera concertante.

Parlante

Don Hilarión y su amigo Don Sebastián comentan los avances que el progreso ha traído a la profesión farmacéutica. La escena se desarrolla frente a la botica, en medio de un calor sofocante. El estribillo dice así:
Hoy las ciencias adelantan
que es una barbaridad
¡Es una brutalidad!
¡Es una bestialidad!
El siguiente vídeo corresponde a una representación de 1995 en el Teatro Calderón de Madrid:


La Verbena de la Paloma II
Cargado por memmoria. - Ver los videos de música recién destacados.

Seguidillas

El maestro Bretón eligió este género para traducir en música el gozo del pueblo de Madrid que celebra la llegada de las fiestas.
Por ser la Virgen
de la Paloma,
un mantón de la China-na,
China-na,
te voy a regalar
Aquí otro fragmento donde se aprecia la excelente labor del coro y el cuerpo de baile:


Coplas de Don Hilarión

Ya en el segundo cuadro, Don Hilarión no cabe en sí de alegría por saberse tan bien acompañado en la verbena y lo celebra a solas:
Una morena y una rubia,
hijas del pueblo de Madrid,
me dan el opio con tal gracia
que no las puedo resistir.
Caigo en sus brazos ya dormido,
y cuando llego a despertar,
siento un placer inexplicable
y un delicioso bienestar.
Y es que las dos,
¡ja, ja, ja, ja!,
se deshacen por verme contento,
¡ja, ja, ja, ja!,
esperando que llegue el momento
en que yo decida,
¡ja, ja, ja, ja!,
cuál de las dos
me gusta más
Esta fabulosa versión es del Jarvis Conservatory, de California. Nótese que el intérprete tiene un poquito de acento, aunque la expresión corporal es fabulosa durante todo el número. ¿Quién dijo que la zarzuela no es internacional?


Habanera Concertante

La historia llega a su clímax cuando Julián, enfermo de celos, aborda a Don Hilarión y las muchachas para pedirle explicaciones a Susana. Se masca la tragedia...

Esta versión es también del Jarvis Conservatory:


Y como colofón final, el mismo fragmento de la obra en la representación del Calderón. Carlos Marín, conocido integrante de Il Divo, interpreta a Julián con su poderosísima voz:

Etiquetas:

3 comentarios:

Blogger Eduardo dijo...

Bien lo dices famosa zarzuela que si alguno no conoce la letra seguro que ha tarareado sus compases.
Gracias por traernos este gran trozo de Madrid a los que hoy faltaremos por estar lejos a la cita con la que para muchos es la patrona de la ciudad.

15 de agosto de 2010, 5:38  
Blogger Vagamundo dijo...

Algunos de esos personajes, modernizados, circulaban en estos días también...
Sin olvidar las "vísperas" de San Cayetano y San Lorenzo...
Este año, Paloma en tono menor, con la protesta de los bomberos y la austeridad del programa.
Pero con la idéntica, entusiasmada, pasión del pueblo por su virgen guapa.

16 de agosto de 2010, 15:16  
Blogger piradaperdida dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

Vagamundo, también me ha dado mucha pena leer hoy en la prensa que tan sólo había un organillo porque el alquiler de este instrumento se ha encarecido mucho :( Al menos que no decaiga el espíritu!! :)

Laura

16 de agosto de 2010, 15:22  

Publicar un comentario en la entrada

< al inicio